la dama… | microrelatos

ventana2

 

La miraba hipnotizado desde la ventana.

Ella le coqueteaba desde la acera.
Con las sutiles artimañas de las mujeres que se saben deseadas.

Fascinado con su presencia y con la forma en que la noche se hacía eco en su silueta, comenzó a escribir la más pura carta de amor jamás hallada.

Ella le abrazaba con la mirada.
Una mirada tan dulce como penetrante. Que le llegaba al alma.

Él, completamente desarmado.
Rogaba la paz de una tregua de cristal, mientras pasaba en limpio cada una de sus ideas en pequeños trazos que se fundían en una maravillosa e intrincada carta.

No la conocía.
No era necesario.

Había en ella algo que lo intoxicaba.

Una vez terminada la carta la selló con el monograma de su lacre
y la beso dirigiéndose a la ventana.

La abrió y se dejó caer.

Cinco pisos más abajo, esa hermosa y joven muerte, sonreía.

Con la dulzura inerte de esa desconocida y bella dama,
a la que había robado su cara.

 

 

 

*Imagen de JacobMeudtPhotography.com

Anuncios

soñé… | microrelatos

 

Un dios azul cielo
y un Papa de blanco.
Quitan el polvo de un palco sagrado.
Un manto esperanza y un hijo maduro.
Ya preparado.

Sobre el aliento lejano,
vuela en el campo.
Con pasos alados.
Pasos ya vistos.
Alabados.

La zurda inmortalizada.
Por el nombre del padre.
Milagro del hijo.
Tan inverosímil,
como heredado.

El dios de celeste,
llora en venganza, un silbido en Italia.
El Papa bendice dos piernas cortadas,
A lo pies de un Cristo,
resucitadas.

Eternos índices al cielo.
Apuntan al sur.
Nos guiñan en clave.
Al gran pueblo argentino,
salud.

 

el caminante… | microrelatos

el_caminante

 

Un día como todos se despertó.

Y al bajar de la cama se dio cuenta que no podía tocar el suelo.

Sus dos pies pisaban,
firmes,
el aire.

Todos sus problemas, todos sus sueños y sus anhelos,
habían quedado a inalcanzables dos centímetros del suelo.

Todos intentaron ayudarlo a volver a poner los pies sobre la tierra,
pero cada paso que daba se elevaba un poco más;
haciendo, de lo firme, tan sólo un recuerdo.

A las siete de esa misma tarde ya le faltaba el aire.

Pero no le importaba.
Seguía caminando hacia el cielo,
sabiendo que,
con los pies sobre la tierra, es imposible llegar muy lejos.

A las 9 de la noche finalmente se asfixió.

Cayendo,
desde una altura indeterminable.

Con todo el peso muerto de su cuerpo.

 

 

*Imagen de tomorrowstarted.com

la presa… | microrelatos

lapresa

 

Ese miserable y oscuro callejón,
era el lugar perfecto para terminar con su agonía.

La esperaba feliz, alerta,
con la adrenalina que late en cada amante de la caza al ver a su presa víctima de la ignorancia.

Hacía días que la seguía.
Semanas que la perseguía y meses que no dormía.

Los pasos retumbaban en las paredes del húmedo callejón,
latiendo en su pecho a un ritmo que el no conocía.

Estaba cerca. La sentía.

La calle deshabitada era el escenario perfecto para la obra que,
acto a acto,
en su memoria repetía.

Los pasos, cada vez más cercanos, palpitaban de vida.

Y cuando ella se encontró frente a la entrada del callejón, él se abalanzó;
en un movimiento tan siniestro como calculado,
tan felino como delicado.

Y tomándola rápidamente del cuello con sus manos,
la besó con pasión.

 
Hasta con amor, me animaría a decir.

 

 

 

*Imagen: “All About Eve” (1950). Dir.: J.L. Mankiewicz.

gotas carmesí… | microrelatos

aliciarecortada

 

“Alicia”, repetía una y otra vez en estado de trance.

“Alicia”, suspiraba mientras la camilla rodaba briosa entre las caras perplejas.

Ella estaba ahí, como en un sueño sin noche,
apoderándose de su mente.

Las crudas instantáneas de los últimos minutos no le daban paz a su inminente descanso.

Sólo una brillante gota roja en el filo metálico,
se liberaba de ese oscuro recuerdo en blanco y negro.

Soñar en colores no es para todos.

Será por eso que esta última quimera, mostraba furiosa un gris apagado.

Sólo unas melancólicas gotas carmesí;
en las inocentes manos de su amada Alicia.

 

 

*Imagen de wallpapers.com

 

la plaza… | microrelatos

bench

 

Leía tranquilo, mientras un tibio sol de octubre se adueñaba de la plaza de San Marcos.

El viento lo peinaba con suaves caricias que se llevaban, brisa a brisa,
todas las presiones y las cargas de la vida de prestado; que vivía como un santo.

La voz de la anciana le robó el alma de un pedazo.

– Te importaría cuidarme el bolso, que voy al baño. –dijo con total naturalidad.

No supo si era el tono de su voz, o la paz que imponía su mirada,
pero en custodio del bolso se convirtió,
mientras la extraña señora se alejaba,
sencilla, pura, inocente.

Ya no podía concentrarse en su lectura.
Ese pequeño bolso se hizo dueño de la tarde mientras lo acechaba calmo,
a su lado.

Algo lo intrigaba, lo atrapaba.

El bolso era todo, el dueño de ese banco.
El rey de la plaza de San Marcos.

¿Qué misterios contendría?
¿Qué cosas maravillosas se encontrarían en su interior?
Su mente estaba perdida en el bolso,
investigándolo con toda la fuerza de su imaginación.

La gente, presa de la inercia cotidiana, pasaba de largo.
Sin notarlo a él, ni al bolso,
ni a su mágico encanto.

Cuando decidió volver a la lectura,
custodiando el pequeño bolso de reojo,
escuchó lo último que recordaría en vida.

Un fuerte silbido en el oído izquierdo,
que los demás tradujeron a un estruendo.

Ese estruendo que todos recuerdan como la terrible bomba,
que una tarde de octubre,
transformó la plaza de San Marcos
en poco más que un hueco.

 

 

*Imagen de 8tracks.com

 

presa de la soledad… | microrelatos

presadelasoledad

 

La delicada mano que acariciaba su espalda se transformó, de golpe,
en un temblor glaciar que le recorrió el cuerpo.

No atinó a darse vuelta.

Prefería la siempre traicionera paz de la ignorancia.

La absurda certeza de estar solo en esa desconocida casa;
era lo único que lo mantenía con vida.

El aliento se le escapaba en pequeños sonidos.
Pánico.
Terror.
Si giraba la cabeza se sabía perdido.

Mejor esperar lo inevitable con el corazón en lágrimas
y la vista tan temblorosa como fija en el teclado.

Sin embargo ya nada le salía.
Las palabras se atascaban en sus manos
y los caracteres, ya borrosos,
pecaban de sinsentido.

Sólo entonces se opuso a la verdad.

Giró lentamente la cabeza y descubrió,
con el terror de una presa,
su reflejo solitario.

En un viejo espejo.

 

 

hágase justicia… | microrrelatos

freedom1

 

Parado ante el tribunal que lo condenaría de por vida,
el joven abogado se vio presa de la peor crisis jamás vivida.

El acusado era culpable. Bien culpable.
Todos en la corte lo sabían.

Su crimen, tan terrible como innombrable.

Sin embargo no habría lugar a apelación.
Ni siquiera un veredicto que haga honor a la justicia.
El joven abogado, con la inmerecida complicidad de la ley,
había salvado al acusado, de esa pena irreversible,
que todos ya pedían.

El peso de la conciencia, su alma consumía
y mirando a las pequeñas víctimas a los ojos, se deseó chef.
Uno de esos chefs gourmet.

Que sólo han de preocuparse por cepas y comidas.

Por suerte nunca supo ser juzgado.

La respuesta a sus súplicas se hizo carne en el padre de los niños.
Y la justicia impactó en el acusado,
con la fuerza del disparo
que tanto merecía.

 

*Foto de www.freecodesource.com

a un paso… | microrrelatos

photo

 

Su mente corría más que sus pies,
escapando con maña animal de las trampas del día a día.

Nada lo sacaba de su ensueño dramático, de la seguridad del recuerdo,
de cada paso.

Caminaba fuera de día, fuera de hora.
Presos de la inercia, sólo sus cansados pies latían de vida.

A un suspiro del asfalto, sintió el inesperado tirón de una mano en el abrigo.

A la realidad cayó de inmediato y al darse la vuelta, refresca su memoria en el vacío que lo sumergía.
Nadie cerca, ni siquiera a diez pasos.

Lo único que sintió fue el viento del camión que le rozó el costado.

Seguido de un sudor helado.

 

 

el don… | microrrelatos

eldon

 

Él tenía un poder único.

Algo que la humanidad entera hubiera deseado.

Tenía el don de generar los más vivos recuerdos y creerlos como si fueran ciertos.

Cada pensamiento, cada deseo, cada sueño, cada anhelo;
inmediatamente se veían transformados en la onírica pureza de un recuerdo.

Tenía incluso la libertad de descartar todo lo que no le fuera enteramente placentero.
De esta forma, vivía como suyos, miles de momentos;
que si bien nunca habían sucedido,
no dejaban de ser ciertos.

Así, inventando y creyendo.
Creando y sintiendo, todos sus recuerdos;
se dio cuenta que al final,
la vida no es más que un puñado de momentos.

Y que todos podemos vivir como queremos.

 

 

* Foto de thegospelcoalition.org