la dama… | microrelatos

ventana2

 

La miraba hipnotizado desde la ventana.

Ella le coqueteaba desde la acera.
Con las sutiles artimañas de las mujeres que se saben deseadas.

Fascinado con su presencia y con la forma en que la noche se hacía eco en su silueta, comenzó a escribir la más pura carta de amor jamás hallada.

Ella le abrazaba con la mirada.
Una mirada tan dulce como penetrante. Que le llegaba al alma.

Él, completamente desarmado.
Rogaba la paz de una tregua de cristal, mientras pasaba en limpio cada una de sus ideas en pequeños trazos que se fundían en una maravillosa e intrincada carta.

No la conocía.
No era necesario.

Había en ella algo que lo intoxicaba.

Una vez terminada la carta la selló con el monograma de su lacre
y la beso dirigiéndose a la ventana.

La abrió y se dejó caer.

Cinco pisos más abajo, esa hermosa y joven muerte, sonreía.

Con la dulzura inerte de esa desconocida y bella dama,
a la que había robado su cara.

 

 

 

*Imagen de JacobMeudtPhotography.com

Anuncios

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s